La invencible de Torres | La guitarra
14922
page-template-default,page,page-id-14922,cookies-not-set,qode-quick-links-1.0,ajax_updown,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-11.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive
 

La guitarra

La guitarra

Esta guitarra está construida por el guitarrero Antonio de Torres Jurado (1817-1892), considerado el padre de la guitarra española moderna, en el año 1884 (Almería), segunda época. Este guitarrero supo romper con los cánones de construcción heredados para experimentar y desarrollar sus propios sistemas de construcción dando lugar a un instrumento superior que a día de hoy se sigue utilizando como referencia. Esta capacidad creativa, llevó a Antonio de Torres a ser considerado como el mejor guitarrero del mundo y sus instrumentos eran reconocidos, alabados y admirados por los mejores guitarristas de la época como Francisco Tárrega, Julián Arcas, Federico Cano o Miquel Llobet entre otros. A día de hoy, Antonio de Torres está considerado el luthier que mayor influencia ha ejercido en la construcción y configuración de la guitarra española tal y como la conocemos en la actualidad y es, sin lugar a dudas, uno de los grandes genios de la historia.

 

“La Invencible” fué una de las joyas más destacadas de la colección perteneciente al guitarrista Federico Cano (1838-1904) y fue exhibida en la Exposición Internacional de Sevilla en el año 1922. Federico Cano fue uno de los músicos más relevantes de la época y propietario de la colección más importante de guitarras construidas por Antonio de Torres. Podríamos decir que Federico Cano influyó en la propia construcción de los instrumentos de Torres, puesto que son piezas señeras personalizadas y diferenciadas por el músico del resto de producción del guitarrero. Cabe destacar que esta guitarra está perfectamente descrita y documentada en el libro “Antonio de Torres, Guitarrero, su vida y obra” de José L. Romanillos y está declarada “Patrimonio Nacional”.

 

Las maderas escogidas para esta guitarra son muy selectas, imposibles de encontrar en nuestros días. La tapa de pino-abeto está formada por tres piezas, dos grandes laterales y una estrecha insertada en el centro, esto es debido a que en la época era sumamente complicado encontrar tablones lo suficientemente anchos para poder hacer tapas pareadas de dos piezas del mismo tamaño como viene siendo habitual en la actualidad y por esta razón es por la que encontramos tapas de tres y cuatro piezas en muchas de las guitarras construidas por Antonio de Torres. El veteado es muy fino, recto y uniforme en toda la superficie. De las veinticuatro guitarras de palosanto construidas por Antonio de Torres tan solo siete pertenecen a la segunda época del guitarrero, esta es una de ellas. Los aros y el fondo (formado por dos piezas) están construidos con un palosanto de Brasil muy homogéneo y con un tono negro achocolatado precioso. En la cabeza encontramos una placa de plata con el monograma “FC” (Federico Cano) y el nombre “La Invencible”. El puente tiene incrustados dos puntos de nácar que aportan belleza y distinción a la guitarra.

La restauración

En este nuevo año y con este nuevo proyecto ya en mente decidimos hacer una restauración de la guitarra, una restauración hecha con el máximo respeto y preservando íntegramente la construcción y cualidades acústicas del instrumento. Para ello hemos contado con la colaboración del maestro guitarrero Gabriele Lodi, sin duda una de las pocas personas capacitadas para desarrollar un trabajo de estas dimensiones.

Gabriele Lodi se inició en el oficio de guitarrero de la mano de su padre. Siempre sintió una especial atracción por los instrumentos antiguos que entraban en la guitarreria para restaurar, lo que le llevó a estudiar los instrumentos y la música del período romántico. También llegó a la conclusión de que los compositores de esta época estaban muy influenciados por los instrumentos que tocaban: Giuliani con Fabbricatore y Stauffer, Legnani con Stauffer, Sor con Pages, Martínez, Panormo, Lacote. Aguado con Laprevotte y así sucesivamente. A día de hoy restaura gran cantidad de guitarras españolas y románticas, su taller se ha convertido en un punto de encuentro de guitarristas y coleccionistas de todas las partes del mundo.

Para llevar a cabo la restauración de LA INVENCIBLE, Gabriele Lodi decidió trabajar sin desarmar la guitarra con el fin de respetar y mantener intactas tanto las cualidades acústicas  como el tacto y la pulsación del instrumento; una labor con un nivel de dificultad altísimo para el que poca gente está capacitada. A continuación os mostramos una pequeña galería de imágenes del antes y el después del proceso de restauración en el que se puede apreciar la finura y buen hacer de este genio guitarrero al que estaremos eternamente agradecidos.